Tramites en linea

Pasos que permiten imprimir RFC con homoclave

Pasos que permiten imprimir RFC con homoclave

El RFC es un documento que sirve para recordarles a las personas y empresas que deben pagar impuestos de manera periódica. De acuerdo con la normativa vigente, el RFC para personas físicas debe comenzar con la primera letra del apellido paterno.

Después debe continuar con la primera vocal interna del apellido del progenitor, seguido de la primera letra del apellido de la madre y, por último, la inicial del primer nombre.

Enseguida se tendrá que poner la fecha de nacimiento de la persona que está tramitando. Para evitar errores, las autoridades decidieron que ésta se colocaría en un formato de seis dígitos.

El último paso para calcular el RFC depende de las autoridades del Servicio de Administración Tributaria, ya que son ellas quienes asignarán una homoclave.

El RFC gratuito se empezó a repartir más o menos desde la mitad del siglo pasado, pues el Gobierno Federal se dio cuenta de que debía tener un método de control fiable para saber qué personas o empresas cumplían con sus obligaciones fiscales.

De hecho, hay ocasiones en las que el SAT devuelve cierta cantidad de impuestos a los contribuyentes. Por supuesto que esto depende del comportamiento que tengan los ciudadanos. Es decir, si cumples con todas las obligaciones que marca la ley, es muy probable que el gobierno te realice una devolución.

Por otro lado, las personas morales tienen una configuración de RFC un tanto distinta, pues el de ellos no incluye el nombre de su fundador, sino que las primeras letras de esta clave corresponden al nombre comercial de la organización.

Como dato curioso, te compartimos que, en vez de cuatro letras, las empresas privadas que se adhieren a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, sólo pueden usar tres.

En años anteriores, el proceso para imprimir RFC, únicamente se podía llevar a cabo si tenías habilitada tu firma FIEL. Este implemento tiene la función principal de servir como una “huella digital” del contribuyente al momento de realizar una transacción en línea.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y por ende el SAT ha creado nuevas formas en las que un ciudadano puede imprimir RFC con homoclave, sin tener que ir a ningún módulo fiscal.

Actualmente cualquier persona que ya se haya dado de alta en Hacienda podrá empezar con los trámites de impresión del RFC, con tan sólo ingresar al portal oficial del SAT y seguir estos sencillos pasos:

Ingresar a la sección de Trámites y luego a la pestaña de Servicios. Ahí la opción que nos interesa que elijas es la que lleva por nombre “Acuses del RFC”.

Eso te enviará a una nueva ventana en donde deberás identificarte con tu RFC y homoclave, así como la contraseña que hayas escogido mientras te registradas en línea.

Después debes dar clic en el botón “Generar CIF” y listo. Se cargará una nueva ventana en donde no solamente podrás visualizar o imprimir tu cédula de identificación Fiscal, sino que también tendrás la oportunidad de guardarla en un dispositivo portátil o bien en tu equipo de cómputo.